Comencemos contándoos una historia:

Parece ser que una gallinita y un cerdo se dispusieron a abrir un restaurante. La gallina propuso que el plato estrella fueran los huevos fritos con beicon. 

Pero esta idea no le encajó mucho al cerdo…  porque mientras él se “comprometía”, la gallina solo se “implicaba” 

 

¿Y qué tiene que ver esto con SOLIDWORKS?

 

Pensando en qué posición estaría SOLIDWORKS si los distintos fabricantes de software montaran un restaurante, se me vino a la cabeza esta historia, donde sería claramente el cerdo.

Me explico. SOLIDWORKS se comprometió (apoyó con sus recursos económicos) desde su nacimiento con las Universidades y escuelas para que pudieran tener las herramientas necesarias para dotar a sus alumnos de las últimas tecnologías para su formación, mientras que las gallinitas  no querían perder ningún beneficio por vender su producto donde fuera.

Pues bien, no sé si las gallinas estarán muy contentas ahora, ya que en menos de dos meses, dos de los buenos clientes de una de esas gallinitas han cambiado de herramienta a SOLIDWORKS por una única razón: “somos incapaces de encontrar personas formadas con…”

 

No es que su plato “huevos fritos” no sea bueno, pero está incompleto cuando al lado tienes “huevos fritos y bacon”.

En ocasiones hay que ser algo más que un producto o una marca, hay que aportar una solución de confianza. 

 

 

 

 

 

¡Hasta la próxima!

 

X